jueves, 1 de septiembre de 2011

4. METÁFORAS DE TERROR

Inicialmente, el capítulo nos habla acerca del como actúa nuestro cerebro, con base en ciertos escenarios emblemáticos de como veíamos a los Estados Unidos antes de los atentados terroristas del 2001. Nos hace una referencia de lo que representaba el World Trade Center dentro de la era de las telecomunicaciones, el desarrollo, la infraestructura, la inversión, el comercio, los servicios, el turismo, el espectáculo etc. La imagen de los atentados terroristas, llegaron a cambiar los cerebros de miles de personas en América Latina, sobre todo porque en el imaginario colectivo de los norteamericanos se despertaba el  miedo y el pánico.
A continuación considero como cinco, los puntos importantes en los cuales divido la lectura:
 1) El poder de las imágenes;  aquí  se menciona que al momento de ver en la televisión la forma en como colapsan los edificios, despertamos en nuestro cerebro una especie de corteza premotora y tiene lo que se llaman neuronas espejo; estas se activan cuando vemos alguna acción realizada por otra persona. También en este primer punto puedo considerar que algunas conexiones de esta parte del cerebro llegan a nuestros centros emocionales,  ya que sentimos que la imagen de la destrucción genera en nosotros incertidumbre y horror. Otro factor a considerar, es que en las imágenes, la gente percibía  diversas situaciones como: “el de las torres como símbolos de poder”, “su colapso generaba la idea de la pérdida de poder”, que las torres era un “símbolo de la sociedad”, y la sociedad como tal es un edificio (una sociedad puede tener una "base"), “las torres como un templo” y con la caída de las torres se sentían despojados y arrancados de símbolo importante. Las diversas imágenes, pues, reflejaban en la sociedad norteamericana cambios físicos y violentos.
2) La visión del mundo: el aspecto religioso; este segundo punto tiene que ver con lo que se preguntaban los medios de comunicación, ¿por qué nos odian tanto? La explicación radica en que algún sector del fanatismo islámico odia la cultura norteamericana, al tener una visión distinta del mundo, de las tradiciones, costumbres, la música, el cine, de la equidad e igualdad de género (sobre todo que no reconocen los derechos civiles y sociales de las mujeres) y los valores. En el aspecto político se pronuncian por que los gobiernos deben ser manejados por los clérigos de acuerdo a las estrictas leyes del Islam.
3) Discurso Público; aquí se afirma que el gobierno norteamericano debe hacer frente al terrorismo en todas sus causas tanto religiosas como sociales. Sin embargo el atacar y masivamente a estos frentes debe ser de forma eficaz y estratégica, por el contrario, si se ataca masivamente a civiles en inocentes sería torpe y contraproducente.
  4) Política Exterior; aquí, el argumento radica: cuando las guerras se producen dentro de las naciones, cuando la sobrepoblación amenaza la estabilidad, cuando las culturas intolerantes limitan la libertad y promueven la violencia, cuando las corporaciones transnacionales actúan como gobiernos opresores, y cuando la economía del petróleo amenaza el futuro del planeta, los problemas centrales en el mundo de hoy no pueden ser resueltos por los enfoques a nivel estatal.  El nivel estatal va más enfocado hacia la diplomacia, las alianzas, las instituciones internacionales así como para mantener la paz,  mientras que la guerra sería el último recurso, con lo cual se pretende llevar a los Estados Unidos en un líder moral con los valores humanos fundamentales.  Un argumento que me llama la atención de la lectura  es la pretensión idealista de la del entonces presidente Bush con la intención de acabar con todo el terrorismo, no obstante durante décadas Estados Unidos se dedicó a promover a grupos paramilitares y radicales en algunos países de Latinoamérica como Nicaragua y Honduras, y de Asia como Indonesia.
 5) Política Interior; en esta última, la agenda de gobierno conservadora de Bush pretende reducir las libertades civiles, Algunos problemas son de interés general, como los relativos a la seguridad  y patrimonios; otros problemas son de interés particular, como los relativos a las necesidades materiales de algunos grupos socialmente desprotegidos. Algunos problemas son respaldados por organizaciones poderosas y argumentos culturalmente significativos; otros cuentan con voces dispersas e introducen argumentos alternativos a los comúnmente usados. Algunos problemas caen dentro del perímetro de las obligaciones del estado y exigen sólo el cumplimiento cabal  de las responsabilidades estatales; otros problemas rebasan las fronteras establecidas, pero no cejan de reclamar la intervención estatal.


























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada